Redes Sociales Web 2.0

Redes Sociales en la Empresa… to be or not to be… 2.0

redes-sociales-empresa

En nuestra labor como “consultor” en redes sociales, interactuamos con una gran variedad de ejecutivos de distintos tipos de empresas: mineras, médicas, gubernamentales, financieras, legales, tecnológicas, etc. y una de los más irónicos cuestionamientos que plantean a la creación de redes sociales corporativas, es que si estas organizaciones las crean, se verán expuestas a severas críticas, y que por lo tanto, es mejor no crear estos ambientes sociales… o al menos, no por ahora…

Lo que no saben, o al menos, si lo saben, parecen quererlo olvidar, es que estas críticas, si existen, ya se están dando, y probablemente, estén ya afectando seriamente su reputación, la de sus funcionarios, la de sus marcas y las de sus productos.  Por el contrario, al decidir ignorar la nueva web 2.0, no descubrirán estas críticas, que muy probablemente estén ocurriendo como conversaciones en algún ambiente social como Facebook o Twitter, hasta que ya sea demasiado tarde, cuando aparezcan en los diarios o los noticieros convencionales y donde ya no les quede más que pasar a hacer control de daños.

Lo que no logran entender estos brillantes empresarios (usualmente Baby Boomers e incluso algunos miembros de mi generación: La generación X) es que lo que en redes sociales empieza como una simple crítica o un rumor en un post, puede rápidamente convocar adeptos, crecer como una bola de nieve y transformar lo que antes era un murmullo casi inaudible en rugidos que se harán luego incontenibles.

Algo que tampoco logran entender muchos líderes empresariales, es que no se trata de dos ambientes distintos: No hay un mundo virtual y un mundo real… ¡No! Hay un único mundo con múltiples canales de conversación que interactúan entre sí de forma simbiótica, sólo que ninguno es tan rápido, tan viral como el que se expresa en la nueva web 2.0, y éste, les guste o no, es el de más rápido crecimiento, es el que más está usando la gente, es al que más le cree el público y es el que está transformándose muy rápidamente en el más viral y poderoso de todos.

Lo que realmente está sucediendo es que la aparición de este nuevo modelo comunicacional, ha sido tan disruptiva que ha pasado por debajo del radar de las estrategias de PR y marketing de muchas de estas empresas. Es por esto que no se discute en su directorios, no es entendida por sus súper ejecutivos ni por los líderes de gobierno y de este modo están despreciando la que es ya considerada la más importante revolución cultural del siglo XXI. Les guste o no, adopten o no las redes sociales, el mundo ya cambió, es un nuevo mundo 2.0, profundamente social y conversacional y sus organizaciones no sólo no están participando de estas conversaciones, es probable que se estén condenando, de este modo, a desaparecer:

• Primero, no están escuchando, por lo tanto, no saben qué se dice de ellas.

• Segundo, al no escuchar, no están aprendiendo, por lo tanto están reaccionando tarde y mal ante las necesidades de un público cada vez más exigente y cada vez más conciente de su derecho a ser escuchado y a que sus demandas determinen las características de los productos y servicios que desea consumir.

• Tercero, no están co-innovando: En un mundo profundamente competitivo, la innovación, y sobretodo, la innovación que se logra con nuestro entorno de stakeholders, es la que genera las máximas ventajas competitivas.

• Cuarto, estas empresas están pasando rápidamente a volverse anacrónicas, pues la nueva sociedad 2.0 reconocerá en ellas a modelos de comportamiento que rechazamos como consumidores y como sociedad: falta de transparencia, egocentrismo, desprecio por escuchar al consumidor, falta de innovación, etc.

• Quinto, están dejando espacios que antes controlaban a otras empresas más dinámicas, modernas y consecuentes con los tiempos que se viven en la primera década del siglo XXI, que sí entienden que el mundo ya cambió, que sí conversan, que sí se centran en el consumidor, que sí se conectan emocionalmente con él, que sí lo escuchan, que sí lo consideran importante cuando se trata de diseñar productos y servicios.

Si cree que la revolución de la web social le incomoda, le es difícil de entender o no aplica a su empresa está en serios problemas. No se trata de una revolución tecnológica, no se trata de algo que está sucediendo en la web. Se trata de una revolución informacional, social, económica, política, e histórica que está ocurriendo a escala global y a todo su alrededor y si no logra percibirlo, definitivamente está profundamente adormecido, tanto usted, como su empresa…

¿Qué hacer? Evolucionar o extinguirse. En tiempos de cambio tan radicales como los actuales corresponden medidas extremas: Si no participa de la web 2.0 ¡hágalo ya! Tanto usted como su empresa y sus empleados deben crear cuentas en Twitter, Facebook y LinkedIn y sumergirse en la vorágine del la nueva web social. Contrate a expertos 2.0 para que lo asesoren, desarrolle una agresiva estrategia de modernización de su empresa y transfórmela en una verdadera empresa 2.0 y no perderá el tren de la historia. No se arrepentirá (aún está a tiempo) ☺

Pablo Bermúdez
Director | Hashtag
Twitter: @pablober | @hashtagpe
Facebook: http://fb.com/hashtagPE
LinkedIn: http://pe.linkedin.com/in/pablobermudezmogni
Website: http://www.hashtag.pe

Visitas: 2195

También podría interesarte: