Innovación Redes Sociales

Cómo aprender e innovar a diario explotando el conocimiento que te brindan las redes sociales

aprender-innovar-redes-sociales

Gracias a la hipeconectividad que caracteriza estos tiempos, una de las habilidades más valiosas del “Knowledge Worker” del siglo XXI consiste en su capacidad para aprender de forma diaria, no estructurada y social.

En efecto, existen dos formas de aprender. La primera es la clásica, donde aprendemos estructuradamente, es decir, usualmente en una clase, sea esta física o virtual, respetando un silabo, interactuando con un profesor y los compañeros de clase y por ende, siguiendo un guión más o menos predeterminado de aprendizaje.

“Los hombres aprenden mientras enseñan” – Séneca

Atención, no estoy en contra de este tipo de aprendizaje tradicional…, yo mismo soy profesor universitario y amo enseñar, sin embargo es necesario reconocer que este modelo de educación “clásica” (que rige desde el siglo XVII) necesita con urgencia alimentarse y complementarse del enorme bagaje cultural que brindan las redes sociales. Creo como Séneca, que “los hombres aprenden mientras enseñan”. De este modo la educación podrá hacerse mucho más competitiva al ser refrescada por la evolución permanente de las diversas disciplinas y los contenidos y conversaciones con las que es enriquecida la web cada segundo.

Nunca en la historia de la humanidad, los seres humanos hemos tenido la capacidad para acceder a tanta información de forma tan sencilla, instantánea ubicua y costo eficiente como la tenemos hoy. De conectarnos al “sistema nervioso digital” del planeta, todo esto gracias a la omnipresencia de internet en nuestra cada vez más amplia gama de dispositivos digitales y a la explosión de las conversaciones y las redes de redes que ha generado la revolución social media.

El truco está en programar correctamente tus redes sociales

Un buen ejemplo es mi caso, dirijo una importante agencia de Transformación Digital y Redes Sociales… ¿Cómo puedo yo asesorar a nuestros clientes si no tengo antes acceso permanente y fresco al “estado del arte” de estas disciplinas?

Para eso, vienen en mi ayuda las redes sociales: Es tan vasto el conocimiento que existe en Internet hoy, que si no programo mis redes para que me traigan a diario lo mejor de lo mejor, me sería imposible mantenerme al día y hacerme a mí y a mi empresa competentes y competitivos.

Por eso, mis cuentas en Facebook, Twitter, Linkedin y Pinterest son mis “agentes virtuales de innovación” que 365 días al año y 24 horas al día me enriquecen con conocimiento curado de las mejores fuentes: Universidades, empresas, revistas especializadas, consultores, pensadores, científicos, empresarios y profesionales de las más variadas industrias.

Con los años, he logrado generar esta base de datos de experticia, que como un río sin fin, me trae lo mejor de lo mejor en lo que hago y lo que me interesa a mí y a nuestros clientes.

 ¿Y cómo proceso tanta información?

Pues bien, para eso, vienen en mi ayuda las apps. Sin duda, la mejor y más usada herramienta de curación es Evernote. Simplemente no puedo vivir sin esta súper herramienta que corre y se sincroniza automáticamente en mi laptop, iPad y iPhone. Esta sincronización me permite clasificar la información recopilada en las diversas temáticas que son de mi interés, desde Astrofísica hasta Historia Medieval, desde Management hasta gestión de personas, desde Marketing Digital hasta Social Business.

Esta información me llega en múltiples formatos. Mis favoritos son los White Papers y los PPTs, luego tenemos las infografías, los gráficos, las cifras y sin duda, los libros que compro ávidamente en Amazon gracias a las recomendaciones, críticas y valoraciones que encuentro en redes sociales.

Luego, me he entrenado para procesar toda esta información a lo largo del día, usualmente en un Starbucks, innovando a diario, un poco cada vez, para ir progresando un poco en cada momento, pero en un proceso sin fin.

“El que deja de aprender, deja de crecer”

Luego, proceso esa información transformándola en conocimiento estructurado, es decir, debidamente documentado, usualmente en un PPT que luego complemento en capas, con imágenes, cifras e infografías, links y documentos de referencia. De todo este proceso, se benefician mis colegas de la oficina, mis alumnos, nuestros clientes y por supuesto, todas las personas con las que engancho a diario en redes sociales.

“En Facebook está la gente con la que fuimos al colegio, en Twitter está la gente con la que hubiéramos querido ir al colegio”

Espero que les sirva este sencillo método y los ayude a conectarse al sistema nervioso digital del planeta. El conocimiento es uno de los activos más grandes de la humanidad, y la forma desinteresada y social en la que este conocimiento es compartido hoy es sin duda una de las características más emblemáticas de la revolución web 2.0.

Por eso… ¡Nada mejor podría sucederle al planeta si todos evolucionamos y nos transformamos en “Knowmads”, es el signo de estos tiempos.

Pablo Bermúdez
Director | Hashtag
Twitter: @pablober | @hashtagpe
Facebook: http://fb.com/hashtagPE
LinkedIn: http://pe.linkedin.com/in/pablobermudezmogni
Website: http://www.hashtag.pe

Visitas: 2916

También podría interesarte: