Marketing Redes Sociales

¿Porqué no están trayéndote clientes tu website y tus redes sociales?

clientes-website

No pretendas aplicar reglas del siglo XX en el siglo XXI, las reglas de juego han cambiado. Es necesario que aprendas a desaprender y entiendas que no hay una estrategia digital y una estrategia para el mundo real, vivimos en la era digital, no lo olvides, ya estamos 16 años dentro del siglo XXI! ¿Cómo esperabas que sería?

Muchas empresas y profesionales invierten en marketing digital como solía hacerse en el siglo XX: Implementan un website que prácticamente es un brochure en línea que dice, quiénes somos, qué hacemos, qué vendemos y cómo contactarnos.

Pues bueno, así como evolucionan los autos y ahora es inconcebible que vengan sin aire acondicionado, airbags o una conexión bluetooth, del mismo modo, e incluso mucho más dramáticamente, el marketing digital ha evolucionado, incluso desplazando al marketing tradicional.

¡Tu Smartphone no es un teléfono!


Bueno, sí lo es, pero te has preguntado ¿Cuál es el porcentaje de tiempo que lo usas como teléfono y cuál el porcentaje que lo usas como una computadora? Si en el auge del internet del siglo XX, ahí por 1996, te hubieran dicho que cada persona andaría por la calle conectada todo el día a internet, desde una computadora del tamaño de la palma de una mano… ¿Lo habrías creído? Bueno, ya está, está sucediendo as we speak y tu web sigue funcionando como en 1996 solo que con cara nueva y probablemente haciéndote más daño que bien.

La tecnología es un commodity

El acceso a la tecnología y la transformación digital de las empresas ha dejado de ser un tema de ingenieros de sistemas y CIOs y tiene todo que ver con cuán consecuentes son los líderes empresariales con el mundo en que vivimos. Por desgracia, su éxito es su peor enemigo, pues creen que lo que los hizo exitosos en el siglo XX, también los hará exitosos en el siglo XXI.

Dejen de ver las redes sociales individualmente o como un app: “yo no uso Facebook porque valoro mi intimidad” sorry, desde que cada celular es una grabadora de audio, video y una cámara fotográfica no tienes privacidad. Si alguien te pone en evidencia en redes sociales serás el último en saberlo “porque valoras tu privacidad”.

Las redes sociales, Facebook, Twitter, Linkedin, Instagram, Pinterest o la que te guste no son un fin en sí mismas, son un medio para un fin, y el fin es estar conectado con las demás personas, con otras empresas, con universidades e instituciones que nos informan pero que sobretodo, comparten información que nosotros debemos transformar en conocimiento e innovación si queremos ser exitosos y relevantes en el siglo XXI. O formas partes del sistema nervioso digital del planeta o no… es tu decisión: ¿Participas activamente de estas millones de interacciones y conversaciones?… o no.

En el siglo XXI, los mercados son conversaciones. Cuando decides no formar parte de esta gran conversación (por supuesto que estás en tu derecho) te apagas, como un nodo que es desconectado de la red, como un foco que se quema.

Algunas cosas que seguramente estás haciendo mal:

  1. Tu website es el mismo de hace 5 o 10 años. Recuerda, en la web “La primera impresión es la última”. No hay empresas grandes y pequeñas, hay empresas con buenos webs y empresas con malos webs.
  2. Tu website no es responsive. Hoy en día todos interactuamos con la web y redes desde nuestros smartphones. Cuando tu web no se adecua dinámicamente a las distintas áreas de las pantallas (Responsive) es catigada con hasta el 50% de su posicionamiento en los buscadores. Luego no te preguntes porqué tienes tan pocas visitas a tu website.
  3. No actualizas tu website. Cuando un website no es actualizado regularmente con información fresca, Google lo castiga bajándolo de ranking en los resultados de búsqueda.
  4. No sabes qué es SEO y no lo aplicas. Una estrategia SEO (Search Engine Optimization) es una de las habilidades más importantes con las que debe contar una empresa en el siglo XXI. No haces buen SEO, no hay visitas a tu web y entonces deja de ser una inversión que da resultados y solo se transforma en un costo.
  5. No tienes un blog. Sorprende que muchas empresas y profesionales de primer nivel aún no entiendan la enorme importancia de los blogs. Es la forma en que las personas comparten su pensamiento, experiencias y know how. La gente le cree a la gente, si sigues expresándote a través de notas de prensa, no te preguntes porqué no las lee nadie.
  6. No crees en el poder de las redes sociales. Peor, muchas empresas o no hacen redes sociales, se las asignan a un practicante o apenas invierten unos centavos en ellas. Tu reputación, tu imagen, es lo más importante que tienes ¿Porqué entonces inviertes tan poco en ello? ¿Crees que el aviso que has puesto en el diario es más importante? ¿Qué tu cartel en la autopista te atraerá más clientes? Bueno… Reality check… no.
  7. Tienes redes sociales pero te comunicas sin pasión o creatividad, no compartes valor y solo publicas publicidad hasta el punto que te haces completamente irrelevante. La moneda de cambio en el siglo XXI es el contenido de valor, cuánto valor compartes con tu ecosistema de stakeholders. Si no compartes tu know how gratuitamente, no pretendas que te crea que eres bueno en lo que haces solo porque me lo dice tu publicidad.

Qué sí debes hacer para ser exitoso en la sociedad de la información del siglo XXI

que-hacer-para-tener-exito

  1. Escucha, escucha, escucha… no empieces a hablar en redes sin antes escuchar y entender a tus consumidores, tus competidores y las conversaciones que se generan en torno a tu ecosistema de negocios.
  2. Aprende, aprende, aprende… las redes sociales son más acerca de aprender que cualquier otra cosa. Aprende a diario de ellas.
  3. Entiende que hay nuevas reglas de juego en la sociedad de la información, que debes comprenderlas a profundidad y respetarlas, en base a ellas aprender, y lo más importante… innovar.
  4. Primero hazte conocido, aumenta tu alcance (Awareness) y tu frecuencia, acá debes usar mucha publicidad para salir del anonimato, luego enamora a tus clientes (Content Marketing), en este momento toca exponer tu oferta (Exposition), engancha con ellos, convérsales y respóndeles siempre en tiempo y forma (Engagement), convierte (Conversion), es decir, vende, luego retienes (Retention) y fFinalmente, viralizas, pero no tú, es cuando logras que tus clientes te recomienden.
  5. Comparte valor, no publicidad. Primero gana la confianza del cliente, que te lea siempre porque le das valor, lo diviertes o lo haces una mejor persona, porque ayudas a sus empresas a ser más efectivas, innovadoras justas o eficientes. Vender después de eso será mucho más sencillo.
  6. Entiende, no hay diferencia entre social media marketing y marketing. Del mismo modo, no hay “Relaciones Públicas Tradicionales” y “Reputación Digital”. La reputación de una marca o una persona es solo la suma de las percepciones que desarrollamos acerca la de información que tenemos y las historias que conocemos de ellos.
  7. ¡Mídelo todo! En la web y en las redes sociales podemos medirlo prácticamente todo. Mide e interpreta esa big data para identificar los contenidos, las campañas y los insights en tus clientes que logran las conversiones que estás buscando.
  8. Vincula los KPIs (Key Performance Indicators) de las redes y la web con los KBRs (Key Business Requirements) de la empresa. Los requerimientos de la empresa y los de marketing digital deben estar alineados siempre, y remar todos en un mismo sentido para lograr objetivos de negocio tangibles y medibles a lo largo del tiempo.
  9. Crea y alimenta un blog y nutre tu marca personal. Que no solo hable tu CEO, dale palestra a todo tu personal, sí, a todo. No sabes los tesoros de know howque puedes transformar en contenidos de valor que luego se tangibilicen en la forma de reputación y ventas.
  10. Entiende algo fundamental, esto es una revolución, y apenas comienza y como tal, lo está cambiando todo. Si no te subes a la hola de la revolución digital serás aplastado por ella y víctima de lo que el gran Brian Solis llama correctamente Darwinismo Digital: “Un estado de falla del negocio donde la tecnología y la sociedad avanzan más rápido que la capacidad de la empresa para adaptarse.”

Pablo Bermúdez
Director | Hashtag
Twitter: @pablober | @hashtagpe
Facebook: http://fb.com/hashtagPE
LinkedIn: http://pe.linkedin.com/in/pablobermudezmogni
Website: http://www.hashtag.pe

Visitas: 1569

También podría interesarte: