Innovación Transformación Digital

Cómo la 4ta Revolución Industrial puede ser la más grande amenaza que enfrenta el Perú

cuarta-revolucion-industrial

Uno de los más grandes problemas que enfrenta el Perú como nación es que estamos llenos de políticos pero que escasean dramáticamente los estadistas.

Un estadista es un verdadero visionario, un líder que ve más allá del hoy, que entiende las grandes dinámicas que mueven el mundo en el siglo XXI y sobretodo que se mueve y toma decisiones con verdadero sentido de urgencia, pero que fundamenta estas decisiones en las profundas transformaciones estructurales que tanto necesita nuestro país. No piensa solo en la foto para el diario del día y salir del paso escondiendo la crisis A o B bajo la alfombra.

Un líder visionario deja de lado los intereses de sus aliados políticos y sus círculos de influencia, es alguien que combate el ego de las cámaras y se entrega por completo a construir una visión de país adelantada a su época y sobretodo en hacerla realidad. Es una persona (o un equipo de personas) sólidas, seguras, preparadas e incólumes ante los vaivenes mediáticos y políticos, capaces por ejemplo, de entender a cabalidad cómo funciona el mundo, esa aldea global que Marshall McLuhan predijera allá por 1989 en su obra The Global Village: Transformations in World Life and Media in the 21st Century.

El Perú, con el gobierno de PPK, tiene la oportunidad, probablemente única, de dar un salto cuántico, de leapfrog todo lo que han hecho mal los gobiernos anteriores por preocuparse demasiado por el ahora e ignorar el mañana, por vivir obsesionados con lo que dicen los diarios, por el rédito político, por las encuestas…

Nuestro país necesita a gritos de una transformación radical que nos haga verdaderamente competitivos en el siglo XXI. Los países que se han subido a la hola de la Cuarta Revolución Industrial van a crecer y están creciendo exponencialmente. El Perú en cambio, en el mejor de los casos crecerá en una curva aritmética: y una curva exponencial se aleja ad infinitum de una curva aritmética.

Necesitamos líderes visionarios, valientes, atrevidos y no los necesitamos solo en palacio, los necesitamos en los ministerios, en cada entidad pública, como tecnócratas que desafíen permanentemente el status quo, que no se sientan atados por normativas generadas para realidades retrógradas que ya se fueron, también necesitamos congresistas consecuentes con estos intereses, que dejen de lado lo político por el bien del país, y sobretodo un poder judicial ágil e impecable que permita que las cosas sucedan en tiempo y forma, donde las leyes y los reglamentos no solo se cumplan y hagan cumplir, sino que además sirvan a un propósito altruista de desarrollo en lugar de seguir actuando como candados a la innovación.

Pero sobretodo, necesitamos gente en el Estado que entienda donde está parada con respecto a la sociedad del siglo XXI, millennials que estén dispuestos a cambiar el monstruo desde dentro… claro, porque es fácil tirar la piedra desde fuera cuando nunca le has brindado ni una hora de tu tiempo y tu know how a la función pública.

La más grande limitación de nuestros líderes: Sus éxitos previos y el imprinting

Por desgracia, y con gran desilusión, al ser funcionario público en más de una oportunidad, he comprobado cuán adictiva puede ser la droga del poder. Hincha los egos de gente proba haciéndola ciega y peor aun, ¡sorda! y sin embargo nunca muda ante una realidad que los abruma y los avasalla pero que no terminan de comprender.

En lugar de capitanes de barco, en lugar de estrategas, el estado peruano se llena de bomberos que lo único que hacen es apagar incendios, en lugar de construir futuros, de sentar las bases para que el país funcione más allá de los 5 años de su término de gobierno.

Demasiadas deudas políticas, demasiadas vendettas, demasiado corto plazo que los enfoca solo en las ramas (ni siquiera ven el árbol, mucho menos el bosque). Y mientras tanto, el mundo está inmerso de lleno en la Cuarta Revolución Industrial o lo que Barack Obama llama “Now Is the Greatest Time to Be Alive”. ¿Alguien ha hablado en algún consejo de ministros de la Cuarta Revolución Industrial y cómo ésta nos puede hundir o potenciar como país? Estoy más que seguro que no.

Y lo que más ciega a los altos funcionarios públicos, lo que les impide ver más allá de lo evidente, por irónico que parezca, son sus éxitos previos. La más grande amenaza que enfrenta un profesional exitoso, y sobretodo un político adulado por tirios y troyanos es su ego, nublado al punto que se construyen una imagen mental de cómo deberían funcionar las cosas, en lugar de construir en sus mentes (y más importante) en sus almas una imagen coherente y realista acerca de cómo funciona el mundo en el siglo XXI.

Entran en esa terrible zona de comfort que repite una y otra vez en sus mentes “algo debo estar haciendo bien para haber llegado a donde estoy” cuando lo que deberían decirse es “qué gran responsabilidad tengo por delante: 31 millones de destinos están en mis manos, y no solo la de ellos, sino la de sus hijos y la de los hijos de sus hijos”.

El segundo gran problema es el imprinting, y acá está la más grande tara que enfrentan: Se trata de un proceso mental que ha tatuado en sus neuronas qué deben hacer para lograr el éxito creyendo que lo que nos hizo exitosos en el siglo XX nos seguirá haciendo exitosos en el siglo XXI. El ego inflado nos hace dejar de aprender, y cuando dejas de aprender, dejas de crecer y si están a tu cargo 31 millones de peruanos, entonces sí que estamos en problemas, esa falta de visión, ese dejar de aprender con humildad, saber lo que no sé (y por ende convocar a los que sí saben) nos puede condenar al abismo.

Claro, somos la estrella macroeconómica de la región, y todos nos premian poniéndonos una estrellita en la frente. ¡Gravísimo! Nos quita sentido de urgencia, sacamos el pie del acelerador nos hace pensar… todo va a estar bien.

¡Lo siento señores… nada va a estar bien, porque estamos entrando en nuestra zona de confort, y no hay peor forma de ver las cosas en la Cuarta Revolución Industrial!

Pablo Bermúdez
CEO | Hashtag
Twitter: @pablober | @hashtagpe
Facebook: http://fb.com/hashtagPE
LinkedIn: http://pe.linkedin.com/in/pablobermudezmogni
Website: http://www.hashtag.pe
Blog: http://www.pablobermudez.com/

Visitas: 1410

También podría interesarte: