Legado

Peregrino Cósmico

Artículo leído 136 veces y compartido 0 veces

El más grande presente que nos ha dado el universo es la vida, pero que es la vida sino tiempo prestado a alguien que no sabe porque se la han dado ni para que, pero perderla es lo que más teme, entonces por oposición, la vida debería amarla con la misma intensidad con la que le tema a la muerte: pues no…. Solo por pequeños presentes que rápidamente se vuelven epifanias que se volvieron pasado pero estas te cambian para siempre: ese beso, ese amor, ese sunset, nadar con delfines salvajes, escalar una cumbre, correr una ola, ese silencio donde el universo y tu corrieron el tul que los separaba y fueron de nuevo uno. Son las bisagras de la vida que también son presentes, solo que estos, te ayudan a descubrir tu propósito. Sabes que el universo, jugar a vivir (de verdad, es cumplir con la razón, la intención, el propósito, por el cual te creó. Después de estas epifanias no se te ocurra analizarlas, pensarlas, desmenuzarlas, llegan para ser sentidas, el pensamiento llegará en múltiples momentos y actitudes porque esa Epifanía te cambió para siempre. Y qué esperas para descubrir TU propósito? No vale ser un gran padre, madre, profesional o amigo…. Debe ser algo trascendental, que mejore el planeta o a los que vivimos en en esta bella, pequeñísima, solitaria pero desconcertante en su perfecta harmonía (hasta que matemos la mano). Piénsalo mucho, pídele al universo que te guíe, eso es lo primero, “que no se haga mi voluntad sino la tuya”.

Decía que lo pienses mucho pero en este caso pon tu mente al servicio de tu corazón (donde habita el alma) siente e interpreta, te irás acercando cada vez más, observa todo y a todos, porque cuando las almas encendidas reconocen a un alma apagada, se sentirán compelidos a despertarla (perdón, quise decir encenderla…. En este plano, el de las almas son sinónimos)

¿No lo quieres hacer, crees que no lo puedes hacer, que la vida es Disneylandia a donde se viene a vacilar o un paño de lágrimas donde se viene a sufrir? Los dos están en lo correcto, y el libre albedrío te permite ser quien quieras/puedas ser; y todos estamos entre las dos puntas del arcoíris. Pero sigue la pregunta tan pesada: ¿Para qué se tomó el universo cuasi perfecto como nosotros mismos que también somos pequeñitos mini universos que como los soles o agujeros negros, los quasar o los pulsars somos también fenómenos cósmicos, todo es único e irrepetible, no has sido tú en los 13.800 millones de años de edad que tiene el universo ni lo volverás a ser…. ¿Ya la hueles? Pronto la verás. No te rindas, no lo pongas en la prioridad 39 porque lo realmente divertido de la vida-muerte (¿quién fue el tarado que lo separó? Tiene que haber sido hombre, por eso en el más remoto pasado de la humanidad no existían las brujas (no con esa connotación tradicionalmente negativa) eran las sacerdotisas cuyas almas sensibilizadas al pulsar del universo conversan, y como dominan la lengua sagrada conjuran la realidad, el universo responde a sus designios.

Bueno, ya sabes que tienes homework pero te doy un dato: cuando por casualidad si quieres, cumples con una partecita de tu propósito universal toda tu alma se turba…sigue los breadcrumbs, y recuérdalo, la diversión no está en llegar al final, está en el caminar, absolutamente extasiado, sabiendo que tu música se une a (yo creo que quintillones) de seres en todo el Universo despertando.

¿No es maravillosamente mañoso el Riddle de la creación? Bueno, si leíste todo esto ya no podrás decir que no sabías… nos vemos en el camino peregrino.

Pablo Bermúdez
Consultor Internacional en Innovación Corporativa, Transformación Digital | Knowmad, Empresario, Mistagogo, Profesor, Expositor, Escritor y mil cosas más…Director en The Startup Factory

Linkedin: http://www.linkedin.com/in/pablobermudezmogni
Instagram: https://www.instagram.com/pablobermz
Blog: https://www.pablobermudez.com/

También podría interesarte:

Facebook
Twitter
LinkedIn